MACEDONIO FERNÁNDEZ, FRAGMENTOS DE UN PENSADOR ENIGMÁTICO

30.09.2012        14.00        BUENOS AIRES
 
Javiera Irribarren

Mi primer acercamiento a Macedonio Fernández fue gracias al libro Bonsái (2006) de Alejandro Zambra. En este libro hay un capítulo titulado “Tantalia” y donde se nombra un cuento homónimo del autor. Por curiosidad, lo busqué y me encontré con una sorpresa inimaginable. El cuento “Tantalia” es una historia desgarradora, tortuosa, que mezcla incluso ribetes existencialistas dentro de sus reflexiones. Una narración plagada de frases que llegan a nuestro interior logrando estremecernos con su contenido. Una pareja que hace de su amor un juego macabro comandado por el afán siniestro de tentar y no dar. He ahí también la referencia al mito de Tántalo que inspira el cuento. Es la tentación sin satisfacción que significa el ofrecer el alimento y agua capaz de dar fin a la agonía y arrebatarlo antes de poder satisfacer la saciedad.
 
Macedonio Fernández (1874 – 1952) es un escritor argentino. Un personaje enigmático de inicios del siglo XX que muchas veces se pasa por alto en la tradición argentina y de vanguardia. Sin embargo, su poética es referente indiscutida del mismísimo Borges y precedente estilístico de la vanguardia latinoamericana. Su narrativa es fructífera, pero su alcance es reducido de acuerdo a que el propio autor manifestó escaso interés por la publicación de sus escritos. La mayoría de sus creaciones fueron publicadas de manera póstuma. Su hijo, Adolfo Fernández, se encargó de publicar Papeles de Recienvenido; Poemas; Relatos; Cuentos; Miscelánea (1966) y Museo de la novela de la Eterna (1967). Asimismo, y debido a que sus publicaciones fueron tardías, se le sitúa en una generación posterior a la cual en realidad pertenece. Coetáneo de Jorge Luis Borges, Bioy Casares, Leopoldo Lugones, Raúl González Tuñón, Roberto Arlt, entre otros, pero escasamente valorado dentro de este grupo. Fue colaborador activo de la revista argentina Martín Fierro, la cual se encargó de ser un asidero productivo de crítica cultural desde la mirada de los intelectuales latinoamericanos. 
 
Su poética es denominada por el propio autor como ‘Belarte’. Éste es un invento literario donde desarrolla problemas metafísicos en forma de novela o prosa y con una estructura metafórica cargada de humorística. Su producción temática se enfoca en el no-ser, en la problematización metafísica de un yo que se enfrenta a los dilemas que desencadena el desenvolver de sus pulsiones. Por medio de sus textos, se encarga de negar la materia, el yo, el tiempo, el espacio y la causalidad lógico-temporal. De la misma manera, para el autor lo importante es aquello que el ser siente y es en el ahora, por lo cual el tiempo se manifiesta como un presente eterno que borra el pasado y el futuro.
 
Macedonio Fernández nunca escribió un relato a la manera tradicional. Sus novelas siempre estuvieron reeditándose. En ellas, además, es posible encontrar diversos fragmentos que componen la totalidad del texto. Una novela que comienza (1941), por ejemplo, se conforma por una serie de prólogos y cuentos que el lector puede leer en el orden que le parezca. Entre los cuentos del libro se encuentra “Tantalia” y “Suicidia”. En éste último se problematiza el impulso suicida de uno de los personajes, Suicidia, y se lo presenta como un sentir hedónico. En esta novela es factible avizorar que el dinamismo de la lectura de sus textos está dado por la capacidad de conformar una unidad que prescinde de una linealidad estructural lógica y causal – o como lo denomina la teórica María Berrenechea “un centro sin la periferia”. De la misma forma, su narrativa es interesante, puesto que reflexiona a partir de un estado más filosófico. Postula teorías del ser y de su actuar en el mundo. Incluso se manifiesta una vertiente existencialista a través de los personajes que ven su vida a la deriva producto de las frustraciones, o bien, que experimentan la deleitación problemática que significa el goce de instancias para el dolor y el padecer. 
 
La propuesta del autor se enfoca en jugar con el tiempo, el espacio y la causalidad. Como en “Cirugía psíquica de extirpación”, una trampa al tiempo y a la memoria. Al cruzar la realidad con la ficción arma una dimensión de infinitas posibilidades. El laberinto borgeano, en cierta manera, encuentra su precedente en esta narrativa. En definitiva, la dinámica escritural logra caracterizar una creación de mundos a partir de sus textos. Genera también un diálogo entre el narrador y sus personajes, el cual en diversas ocasiones culmina cuando los personajes se rebelan ante el narrador y toman las riendas del relato. Se le conoce también por el desarrollo de un humorismo particular al interior de sus escritos. Un sello propio que en su cuento “El zapallo que era cosmos” es posible visualizar cuando propone que un zapallo, un tubérculo en expansión, consigue hacer crecer el mundo en su interior. Les presento aquí algunas de sus frases humorísticas: “fueron tantos los que faltaban que si falta uno más no cabe”; “acredito que el Sr. Dudino Domínguez es el más asiduo faltante a mis conferencias, dirán las actas”; “el tren que por venir con mayor velocidad chocó primero y los pasajeros del tren mas lento que se arrojaron cuando solo había chocado el mas veloz”. De esta manera, la ironía de sus escritos está ligada a la capacidad de estructurar una invitación a mirar el acontecer desde la transgresión de las normas del mundo y su devenir. El humorismo, en este aspecto, es elaborado bajo una perspectiva que problematiza la realidad.
 
Durante su vida el autor publicó No toda es vigilia la de los ojos abiertos (1928); Papeles de recienvenido (1929); Una novela que comienza (1941); además de diversos cuentos y poemas. Sus textos, al ser fragmentarios y en diversos formatos, como crónicas, artículos, cartas, cuentos, entre otros, se encuentran dispersos dentro de compilaciones póstumas. Buscar un libro de Macedonio Fernández se torna una tarea imposible. Hace un tiempo llegó a mis manos un libro llamado Epistolario. Éste es el segundo tomo de sus obras completas –la cual posee diez tomos – y se los recomiendo. Con Macedonio Fernández se fascinarán ante la presencia de una escritura plagada de neologismos que articulan una suerte de poética filosófica en torno a personajes que experimentan desde el devenir escabroso de la vida. 
 
En <https://www.bn.gov.ar/abanico/?safe=abanico>, sitio de la revista de letras de la Biblioteca Nacional de la República Argentina, es posible encontrar pequeños extractos de este autor, los cuales les permitirán obtener un primer acercamiento a su narrativa. Adjunto, asimismo, un link donde pueden encontrar algunos de sus textos: <https://www.esnips.com/thumbnails.php?album=4540729>.
 
 
 

Buscar en el sitio

Contacto

Agencia de Noticias CORRIENTES REPÚBLICA ARGENTINA Dpto. Publicidad y Organización de Eventos correo:aguapeyexpressnoticias@hotmail.com 0054 379 4756530
Clima Corrientes